Thursday, September 11, 2008

café en la Habana....


Lia me hace regresar a los días en que aun trabajaba en Cuba, en uno de los lugares más "desestructurados" que he visto en mi vida. Estaba cerca de la calle Obispo, y el café -malo a veces, malísimo casi siempre- era una institución. Habi un cafetín de mala muerte donde una vez tuvieron a un administrador creativo: vendía café con ron. Claro, que los lineamientos de la empresa de cafetines y sus conexos no permitía que se vendiera ron o sus derivados con lo que ellos llamaban café y que no era mas que un líquido negruzco con sabor a su ingrediente real: chícharos quemados. Pero dije ron y no lo era. Era alcoholifán, Pancho el Bravo, 1040, saliva de tigre, salta p'atrás o cualquiera de esos "alcoholes" de dudosa procedencia que un buen dia mataban o cegaban a unas cuantas decenas de habaneros.
El caso es que ibamos al cafetín por el famoso rocío de gallo, y de ahí regresabamos al trabajo. Era algo increible: podíamos tomar a risa los dislates de un tipejo del partido que nos vigilaba. Nada como poner botellas con cualquier liquido en las gavetas de los vetustos escritorios, y ver como el tipo las sacaba, las olía, pero sin atreverse a probarla. Lástima, porque mas de una vez las botellas del despiste contenían una generosa muestra de orina.
Los vahos etílicos mayores venian de nuestro jefe.
Un personaje peculiar que fue hecho miembro del partido casi a la fuerza.
Y que tenia sendas estampillas de la Caridad del Cobre y de San Lázaro escondidas dentro de su carnet del partido comunista de Cuba.
Recuerdo como el tipo la tenia cogida con dirigentillos menores de la Habana de la época, y como descubrimos que era tan o más gusano que muchos de nosotros. Entró en la broma en contra del tipo del partido.... Lo acusaba de mear en los lavamanos en todas las asambleas de méritos y deméritos, o de vender mazarreales en las esquinas, con un sadismo aplaudido por la tropa loca que allí se había concentrado, por obra y gracia de las sanciones contra el diversionismo ideológico.
¿dónde estan todos hoy? Quien lo sabe. Pero las fotos de Lia me trajeron de regreso a esos tiempos....